/salud/5-tips-para-crear-un-habito-saludable-y-mantenerlo-en-el-tiempo-blg/

Salud y Belleza

5 pasos para crear un hábito saludable y mantenerlo en el tiempo

Descubre cómo hacer del ejercicio un hábito con 5 pasos fáciles. Te mostramos cómo empezar, seguir motivado y hacer que tus rutinas saludables se queden contigo para siempre.

por Krystel Orozco

test 111test 111test 111

Conoce cómo crear un hábito y mejora tu salud

Descubrir cómo crear un hábito que perdure puede transformar completamente  tu vida, especialmente cuando se trata de adoptar rutinas que mejoren la salud. En este camino hacia una vida más saludable, hacer ejercicio es una actividad esencial por sus beneficios y por su impacto positivo en tu mente y bienestar emocional. 

Para lograr que el ejercicio se convierta en una parte indispensable de la rutina diaria, la clave está en la formación de hábitos. Se trata de un proceso que, aunque requiere compromiso, es totalmente alcanzable con los consejos adecuados.

Nos proponemos ser tu guía hacia la adopción de una rutina de ejercicio consistente. Así como ya explicamos cómo elegir los tenis para hacer ejercicio y te dimos consejos para llevar una vida sana, hoy te traemos los mejores tips para la formación de hábitos y su importancia.

¿Cómo crear un hábito saludable?

La creación de hábitos saludables comienza con entender que cada pequeño paso cuenta. La idea no es revolucionar tu vida de la noche a la mañana, sino construir progresivamente una serie de acciones que, con el tiempo, se conviertan en parte de tu rutina sin requerir esfuerzo consciente. 

Es fundamental iniciar con metas claras y realistas, ajustadas a tu estilo de vida y capacidades actuales, para evitar la sensación de fracaso que puede aparecer si las expectativas son demasiado altas desde el principio.

Además, la personalización juega un papel crucial en la formación de hábitos. Lo que funciona para una persona puede no ser efectivo para otra. Por eso, es importante explorar diferentes tipos de actividades físicas y horarios hasta encontrar aquellos que se adapten mejor a tus preferencias y necesidades. 

La consistencia en estas prácticas, junto con el apoyo de herramientas adecuadas como equipos de entrenamiento y tenis deportivos, facilita la creación de hábitos saludables que se mantienen en el tiempo.

Elige el equipo ideal

5 pasos para la formación de hábitos

Antes de conocer los pasos específicos para formar hábitos saludables, es esencial comprender que la clave del éxito radica en la paciencia y la perseverancia. Cada persona tiene su ritmo, y lo importante es avanzar sin importar la velocidad. Este proceso es menos sobre lograr la perfección y más sobre hacer mejoras constantes que, eventualmente, se traducirán en cambios significativos en el estilo de vida.

El enfoque debe estar en celebrar cada logro, por pequeño que sea, ya que estos éxitos acumulativos son los que conducen a la formación de hábitos duraderos. 

Con una mentalidad positiva y un enfoque práctico, estamos listos para explorar los cinco pasos esenciales que facilitarán este camino hacia una vida más activo y saludable.

1. Identificar el objetivo y definir acciones claras

El primer paso para crear un hábito saludable es tener un objetivo bien definido. Esto significa, además de decir “quiero hacer más ejercicio”, establecer qué tipo de ejercicio, cuándo y cómo lo integrarás en nuestra rutina diaria. 

Por ejemplo, decidir caminar 30 minutos al día, tres veces a la semana, es un objetivo claro y medible. Elegir los equipos de entrenamiento adecuados y los tenis deportivos correctos puede hacer que esta actividad sea más placentera y sostenible en el tiempo.

2. Crear un entorno propicio

Nuestro entorno puede tener un gran impacto en la formación de hábitos. Simplificar la tarea de hacer ejercicio eliminando obstáculos puede marcar una gran diferencia. Esto podría significar tener el equipo de entrenamiento listo la noche anterior o elegir un horario para ejercitarse cuando sabemos que no habrá interrupciones. 

Crear un espacio dedicado en casa para el ejercicio también puede ayudar a establecer una señal clara para nuestro cerebro de que es hora de moverse.

3. Iniciar con pequeños pasos

La idea de hacer cambios drásticos puede ser abrumadora. En cambio, comenzar con pequeños pasos y aumentar gradualmente la intensidad o duración del ejercicio hace que el proceso sea más manejable. Si el objetivo es correr una maratón, empezar con caminatas cortas y luego incrementar poco a poco la distancia es una estrategia efectiva. 

Además de reducir el riesgo de lesiones, también permite ajustes en el camino, haciendo que el hábito sea más fácil de mantener.

4. Seguimiento y celebración de logros

Llevar un registro de nuestro progreso nos ayuda a mantener la motivación. Aplicaciones de seguimiento, diarios de ejercicio o incluso marcar los días en un calendario pueden ser herramientas útiles para ver cuánto hemos avanzado. 

Celebrar cada logro, sin importar su tamaño, refuerza la satisfacción personal y el deseo de continuar. Ya sea completar todas las sesiones de ejercicio planeadas en una semana o simplemente atarse los tenis deportivos y salir por la puerta, cada paso adelante es un motivo de celebración.

5. Ajustar y adaptar

Los hábitos no son estáticos; evolucionan con nosotros. Lo que funciona en un momento puede necesitar ajustes en otro. Ser flexibles y dispuestos a adaptar nuestras rutinas de ejercicio cuando sea necesario nos ayuda a mantenernos comprometidos a largo plazo. Escuchar a nuestro cuerpo y ajustar nuestras metas de acuerdo con nuestros límites actuales es fundamental para evitar el desgaste y mantener el hábito atractivo y alcanzable.

Para mantenerte motivado, utiliza ropa deportiva. Los colores llamativos y los materiales, te mantendrán fresco, cómodo y a la moda al momento de hacer tus rutinas. Así, esperarás con ansias el momento de hacer ejercicio, ya que estarás cómodo e irás viendo los resultados de tus rutinas, además de que te sentirás mucho mejor de salud.

Ropa deportiva para alcanzar tus metas

Beneficios de mantener hábitos saludables

Adoptar y mantener hábitos saludables, especialmente relacionados con el ejercicio, tiene beneficios que trascienden la mejora de nuestra condición física. 

  • Mejora del bienestar físico y mental: El ejercicio regular fortalece el corazón, mejora la circulación sanguínea y aumenta la resistencia. Además, contribuye significativamente a la salud mental, reduciendo los niveles de estrés, ansiedad y depresión.
  • Incremento de la energía y la productividad: Mantenerse activo libera endorfinas, conocidas como las hormonas de la felicidad, que aumentan nuestra energía y nos hacen sentir más vivos. Este impulso en energía se traduce en una mayor productividad en nuestras tareas diarias.
  • Mejora de la calidad del sueño: El ejercicio constante ayuda a regular nuestros patrones de sueño, lo que se traduce en un descanso más profundo y reparador. Dormir bien es crucial para la recuperación, el rendimiento cognitivo y la gestión del estrés.

Encuentra los tenis deportivos para ti

Ejemplos de hábitos saludables

La formación de hábitos saludables va más allá de la simple inclusión del ejercicio en la rutina. Implica adoptar un enfoque integral que abarque diversas áreas de nuestra vida. Estos son algunos ejemplos que pueden tener un impacto significativo en tu salud y bienestar:

  1. Ejercicio regular: Ya sea caminar, correr, nadar o practicar yoga, la clave es encontrar una actividad que disfrutemos y podamos mantener a largo plazo. La consistencia es más importante que la intensidad; por lo tanto, establecer un horario fijo para el ejercicio puede ayudarnos a mantener este hábito.
  2. Alimentación balanceada: Complementar nuestra rutina de ejercicio con una dieta balanceada enriquece los beneficios del ejercicio. Incluir una variedad de frutas, verduras, proteínas magras y granos enteros proporciona los nutrientes necesarios para soportar nuestra actividad física y recuperación.
  3. Hidratación adecuada: Beber suficiente agua es esencial para mantenernos hidratados, especialmente después de hacer ejercicio. La hidratación adecuada es crucial para la función óptima de nuestro cuerpo, incluyendo la regulación de la temperatura, el transporte de nutrientes y la eliminación de desechos.
  4. Descanso correcto: El cuerpo necesita tiempo para recuperarse después de cualquier actividad física. Asegurarse de obtener suficiente descanso ayuda a prevenir lesiones y mejora el rendimiento durante el ejercicio. Establecer una rutina de sueño regular y asegurar un ambiente tranquilo y oscuro para dormir puede mejorar significativamente la calidad del descanso.
  5. Socialización activa: Participar en actividades físicas en grupo, como clases de fitness, equipos deportivos o grupos de caminata, puede aumentar la motivación y proporcionar un apoyo social valioso. La socialización a través del ejercicio hace que la actividad sea más disfrutable y refuerza el compromiso con los hábitos saludables.

Para cerrar, entender cómo crear un hábito y mantenerlo requiere tiempo, paciencia y un compromiso genuino contigo mismo. Cada paso que des hacia la adopción de hábitos físicos como parte de tu cotidianidad mejora la salud en el corto plazo y mejora tu bienestar a largo plazo. El viaje hacia una vida más saludable comienza con un solo paso: la decisión de empezar.

Cuéntanos si este contenido ha mejorado tu vida


Nota: Las opiniones expresadas aquí son del autor y no necesariamente representan las opiniones de Coppel, su personal o sus colaboradores. El contenido de este sitio web tiene como propósito solamente de proveer información sobre temas de interés general.

LO MÁS LEÍDO

  • 1- Primer día en el gym: todo lo que debes saber sobre rutinas y equipamiento

    VER ARTÍCULO
  • 2- Consiente a mamá con estos productos de skincare

    VER ARTÍCULO
  • 3- Entrenamiento con ligas de resistencia y mancuernas: tips y ejercicios para empezar

    VER ARTÍCULO
  • 4- ¿Cómo entrenar con un saco de boxeo y pesas? Consejos y ejercicios para principiantes

    VER ARTÍCULO
  • 5- Consejos de cuidado de la piel después de los 40

    VER ARTÍCULO